Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 18 de febrero de 2011

Cuidado, mantenimiento y limpieza

Los maquillajes y herramientas que usamos, tienen un vencimiento y necesitan de un cuidado para que estén bien. Más que nada, ya que son productos que están en contacto con nuestra piel y nos pueden causar reacciones alérgicas o contagiarnos nuestro propio acne. 

Por eso, una de las cosas que hay que tener en cuenta, es la vida útil o vencimiento de los maquillajes:
- las bases en crema o líquidas duran 2 años
- los correctors, 2 años
- los polvos faciales, 2 años
- el rimel o máscaras, 6 meses
- los labiales, entre 12 y 18 meses
- los delineadores de ojos y labios, entre 12 y 18 meses
- las sombras, 2 años
- el rubor en polvo o en crema, 2 años
- las cremas humectantes, 2 años
- la crema de ojos, 6 meses
- las pantallas solares, 2 años
- la crema facial, 2 años

CUIDADO DE LOS PINCELES

Unos buenos pinceles pueden durar muchos años. Las mejores formas de guardarlos para mantenerlos es en un portapinceles, para que cada uno tenga su espacio individual o en una especia de portalápices, para que estén paraditos. 

Para limpiarlos, hay que usar un chorrito de limpiador de pinceles o un poco de jabón neutro (algo muy bueno también es el shampoo para bebés). Humedecer el pencil y revolver contra la mano enjabonada. Para enjuagarlo, hay que ponerlo bajo el chorro de agua, boca abajo. Nunca para arriba ni sumergirlo totalmente, ya que las cerdas están pegadas en la base y el agua puede ablandar el pegamento y se despega. Luego hay que sacar el exceso de agua con una toalla y dejar secar. Para secarllos, hay que ponerlos sobre el borde una mesa, para que el pincel quede colgando fuera del borde y el pincel se seque con su forma natural. Conviene hacer este proceso con todos los pinceles por lo menos 1 vez por mes. Lo mejor es hacerlo a la noche antes de irse a dormir, para que el pincel tenga toda la noche para secarse sin que tengamos que usarlo enseguida. 


 
CUIDADO DE LAS ESPONJAS

Las esponjas sintéticas más económicas pueden ser descartables o lavarlas muy pocas veces hasta que se arruinan. En cambio, las más caras y de mejor calidad, se pueden lavat muchas veces con agua y jabón neutro.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario